Para disfrutar aún más de Olivízate, nuestro aceite de oliva virgen extra premium, hay algunas recetas estupendas. En ellas los aromas y la calidad se perciben de modo especial. Las vamos a llamar “recetas 10 x 10” y las publicaremos cada 10 días. Son de las muy fáciles, de no complicarse, y formarán parte pronto de tu recetario. Funcionan muy bien para el picoteo de fin de semana, esa cena que no tienes tiempo de preparar y, ¿por qué no?, algunas también para el tupper  para la oficina o el colegio.

Vayamos con la primera que fue todo un descubrimiento hace unos años: babaganoush, una receta, como el hummus, árabe y muy propia de la dieta mediterránea. Y es que las humildes –y odiadas berenjenas para algunos niños, sí, aquí las odiaban- son un recurso estupendo y, ahora, en plena temporada. Te animamos a hacer babaganoush y adaptarlo, tunearlo que dicen los modernos, aportando algunos ingredientes (como nosotros hemos hecho con el ajo negro). Ah, importante: esta receta es ideal para vegetarianos, veganos y celiacos, el aceite de oliva virgen extra y el resto de los ingredientes son aptos para ellos.

INGREDIENTES

  • 3 berenjenas grandes (elige siempre las sanas y sin golpes)
  • 200 ml. de AOVE (nosotros lo hacemos con nuestro Enverado, pero sale muy rico con cualquiera de los 2 monovarietales, Picual o Arbequina, y desde luego con Vitaplena)
  • Tahine. Lo encuentras en supermercados, es una pasta de semillas de lino tostado, y lo puedes utilizar para hummus también y otras recetas, da mucho sabor; compra el mejor, también, vale la pena.
  • Comino molido (irás viendo si te gusta con más o menos comino, le da un aire como el tahine muy árabe)
  • Zumo de 1 limón. Con lima también lo hemos probado y está muy rico.
  • Opcional: ajo blanco o ajo negro. Decimos opcional porque, aunque el ajo es básico en esta receta, lo hemos probado sin él –hay gente que no soporta el ajo- sigue estando rico. El ajo negro, que da un sabor ligeramente a regaliz, es una adaptación de la casa, no está en la receta original. Perejil o pimentón.

MODO DE HACERLO

  • Precalienta al horno a 180 grados (medio fuerte).
  • Corta las berenjenas a lo largo por dos mitades, como si fueran barcos. Ponlas con la carne abierta hacia arriba en la bandeja del horno y sálalas. Hazles unas hendiduras profundas con un cuchillo sin llegar a romper la piel abajo, a lo largo y a lo ancho, como un enrejado (como rombos, cubriendo toda la carne, hasta los bordes).
  • Ahora con cuidado, echa la mitad o un tercio del AOVE. Ayúdate de una cuchara o aceitera. Reparte la mitad de aceite bien entre las berenjenas. Tiene que entrar por as hendiduras (se trata de que las berenjenas se hagan al horno con el aceite), La otra mitad o tercio del aceite la reservas para luego.
  • Mételas al horno. Tardan, dependiendo del horno, una media hora aproximadamente. Tienen que estar tostadas. Sácalas del horno y espera a que estén templadas.
  • Vacíalas con una cuchara en un bol aprovechando bien la carne de la berenjena. En ese bol añades el ajo blanco si a la gente le gusta (quítale la hebra si os repite el ajo). Nosotros lo hacemos con medio ajo blanco y uno negro, para que sea más suave. Añades el zumo de limón, una cucharadita de café de tahine y el resto del aceite. Con la batidora lo bates hasta que quede un puré un poco basto (a nosotros nos gusta con grumos). Prueba como está de sal y le añades sal si hace falta.
  • Le añades de adorno luego otro chorrito de aceite de oliva virgen extra y perejil fresco picado o unas ramitas para adornar si quieres, también a veces se pone pimentón (no picante) por encima.

¿Cómo se toma?

Como un dip, o sea, como una pasta que untas. Con pan árabe y otros de esos “planos” está estupenda. Te recomendamos a Iban Yarza para saber de pan ¡y aprender a hacerlo!. También con pan de barra o rústico (siempre que sea bueno, o sea, no precongelado). Con palitos de zanahorias o de apio es una opción muy sana. Está muy rico con granada -la mezcla de sabores es excelente- o con aceitunas por encima (con las negras especialmente).  

Luego hay otras opciones (que a los niños les encantan), Por ejemplo, sustituir el pan o verduras para untar por nachos y triángulos de maíz (los del guacamole) o hasta con patatas fritas.

Nosotros lo hemos tomado también como acompañamiento de atún rojo y está de muerte. También lo hemos puesto en algún desayuno con tostaditas en verano y les encanta. Y alguno hay que ha untado el panecillo de la hamburguesa con el babaganoush y dice que el contraste con la carne es estupendo.

¿Cómo se conserva?

En la nevera, bien tapado, Dura casi una semana (el aceite de oliva y el limón son unos excelentes conservantes). Y no, no se congela.

¿Alguna pregunta o duda?, ¿lo has hecho y quieres contárnoslo?

Nos encantaría poder ayudarte ¡y que nos cuentes también tu experiencia con el babaganoush! Anímate y comenta en este blog.